lunes

Gestos para La Vida... ;-)***

Gestos para dar vida al planeta Cuidar el medio ambiente día a día es posible. Cualquiera puede hacerlo. Sólo hace falta interiorizar algunos gestos... Al margen de las políticas para evitar la destrucción del medio ambiente y las iniciativas que deben poner en marcha gobiernos y empresas, cualquiera puede poner su granito de arena y contribuir a frenar la destrucción del planeta. Hoy, día mundial del medio ambiente, puede ser un buen momento para comenzar. Estos son algunos consejos sencillos para ser más ecológicos, contaminar menos y combatir el cambio climático: Sustituir una bombilla normal por una de bajo consumo ahorra 20 kilos de CO2 al año - Energía. El consumo medio doméstico de una familia española produce alrededor de cinco toneladas de CO2 anuales. Para reducir esa cantidad se pueden hacer muchas cosas, por ejemplo sustituir las bombillas incandescentes por las de bajo consumo, este gesto con una sola de nuestras bombillas puede ahorrar hasta 20 kilos de CO2 al año, según Greenpeace, y nos ahorrará hasta 60 euros al año. Para ahorrar energía también hay que evitar viejas costumbres: desenchufar el cargador del móvil si no lo estamos utilizando o apagar los electrodomésticos en vez de ponerlos en modo de espera o stand by, porque siguen consumiendo energía. Dejar los aparatos en modo de espera supone del 5% al 13% del consumo de electricidad anual en los hogares de los países de la OCDE. Para ahorrar energía, Ecologistas en Acción recomienda, por ejemplo, no calentar la casa más de lo necesario. Bajar la temperatura un grado puede reducir la factura entre un 5% y un 10% y evitar hasta 300 kilos de emisiones de CO2 por hogar al año. - Agua. A la medida de sustituir el baño por la ducha -que puede suponer el ahorro de unos 70 litros de agua y hasta cuatro veces menos energía- y de evitar dejar el grifo abierto mientras uno se cepilla los dientes, por ejemplo, hay que añadir acciones como instalar difusores de agua en los grifos. Con esto se aumenta la presión y se necesita menos cantidad. Es importante también arreglar las pérdidas de agua, una gota por segundo supone 30 litros al día. Además, hay que ser consciente de que tan importante como no derrochar el agua lo es no contaminarla y evitar ensuciar los ríos y los mares: no se debe abusar de los detergentes ni utilizar el desagüe como cubo de basura. El aceite, los restos de comida y otros residuos dificultan el trabajo de las depuradoras. - Biodiversidad. Un español medio consume alrededor de 170 kilos de papel al año, según Greenpeace. Para producir el papel que gastamos, cada persona tendría que plantar dos árboles cada año. Utilizar papel reciclado, evitar la utilización de productos desechables como los rollos de cocina, pañuelos o platos son algunos de los consejos que esta organización ecologista propone en su guía Actúa. Además, recuerda a los consumidores que la cuarta parte de la madera que se consume en España proviene de la tala ilegal y les recomienda que busquen el certificado FSC, las siglas en inglés del Consejo de Administración Forestal. Este organismo etiqueta la madera, el papel, el corcho, que proviene de bosques aprovechados conforme a criterios ambientales, sociales y económicos. - Reciclaje. Reciclar una lata de aluminio puede ahorrar un 90% de la energía necesaria para hacer una nueva, según el Ministerio de Medio Ambiente. Llevar los envases de vidrio usados al contenedor y separar el papel, el cartón y el plástico del resto de la basura también ayudan. Por cada kilo de plástico reciclado se ahorra 1,5 kilos de emisiones de CO2. Tampoco hay que olvidar que cada español genera en promedio 1,3 kilos de basura doméstica. Mucho de lo que tiramos se puede reutilizar. Greenpeace recomienda utilizar los puntos limpios para depositar residuos domésticos: aceites, baterías de coche, fluorescentes, restos de pinturas, radiografías, residuos informáticos. Los móviles también se pueden reciclar. - Despensa ecológica. Otro granito de arena es no consumir productos fuera de su temporada. Comer fresas cuando no toca altera el ciclo natural de los cultivos, fomenta los transgénicos y los productos químicos que permiten el cultivo de estos productos, según Ecologistas en Acción. También hay que tener cuidado con el pescado que comemos. Greenpeace ofrece algunas pautas para su consumo responsable, por ejemplo, rechazar los inmaduros, consumir más pescado autóctono y preocuparse de que haya sido capturado mediante métodos selectivos, no arrasando con las redes. Nunca está de mas recordar estos datos... asumirlos y practicarlos... Por un Futuro Verde... un Presente Azul!... Bssssssss ;-)***

Add

Bookmark and Share